DISCURSO DEL SR. COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO

Discurso del Sr. Comandante en Jefe del Ejército
Asumir el cargo de Comandante en Jefe del Ejército, constituye un altísimo honor, que ejerceré a partir de este momento, en concordancia con todos los derechos y obligaciones que el cargo conlleva.
Si bien,  estamos transitando momentos difíciles, tengo muy claro que el Ejército Nacional, Institución con más de doscientos años de historia,  seguirá cumpliendo cabalmente con las misiones que su mando le asigne, honrando el legado de su  primer Comandante, el Gral. José Gervasio Artigas.

Hoy es un día diferente y especial. Diferente, ya que se me ha asignado la responsabilidad de ocupar un cargo, habitualmente desempeñado por camaradas más antiguos, sin embargo, he recibido el apoyo incondicional de todos ellos, lo cual agradezco sinceramente. Es especial por los  que recientemente, han debido pasar a situación de retiro obligatorio.

Estos dos conceptos, diferente y especial, encuentran dificultades de ser comprendidos en su verdadera dimensión,  por quienes no conocen la vida militar. Desde nuestra adolescencia hemos iniciado una vida de sacrificio y compromiso, donde la palabra del camarada y del amigo se tornan fundamentales para continuar, y  desde entonces, no se refiere solamente a compartir horarios de trabajo, sino que se extiende en largas jornadas de estudio, instrucción, guardias, maniobras, destacamentos o misiones de paz y que además se profundiza con nuestros vínculos familiares, de esposas, hijos, padres y amigos.
Es por ello, que tradicionalmente nos definimos como “LA FAMILIA MILITAR”, en su más sana concepción, aun cuando existan voces discordantes, que pretendan dar otros significados que nada tienen que ver, con el sentimiento real que esto implica. Ello no significa corporativismo, ni se relaciona con la defensa a ultranza a camaradas,  por el contrario, está encuadrado en el respeto por los valores, el compromiso, el honor y la responsabilidad.

Somos por todo lo expresado, sensibles a cada uno de los vaivenes y avatares de alegrías y de tristezas. De ahí, nuestro pesar.
Agradecemos al saliente Comandante en Jefe del Ejército, General de Ejército José González, por los servicios prestados durante sus más de 40 años de carrera.
En cuanto a la gestión que hoy iniciamos, lógicamente existen múltiples temas que son de profunda preocupación para este Comandante, los cuales serán presentados oportunamente  por los canales que corresponden.
Procuraremos obtener el máximo apoyo del mando superior de las Fuerzas Armadas, con la finalidad de generar el espacio necesario, para cumplir adecuadamente con la misión, actuando siempre dentro del marco legal que la Constitución  de la República establece.

Para los hombres y mujeres, que integran los cuadros de Personal Superior y Subalterno de nuestro Ejército Nacional, el camino es muy claro: continuar la marcha con el compromiso de siempre, para cumplir con las múltiples tareas que la Fuerza debe asumir, dentro y fuera de fronteras, en beneficio de la sociedad de la cual, forma parte y  a la que se debe.
Fomentaremos la unidad, la cohesión, la disciplina, el profesionalismo, la honradez de los procedimientos y fundamentalmente el HONOR de sus integrantes.
Mi tarea se basará, en la lealtad:
- Lealtad a mis superiores
- Lealtad a mis camaradas en actividad y retiro
- Lealtad a mis subalternos
- Lealtad a mi querido Ejército Nacional y a la Patria.

Agradezco a quienes me acompañan en este día tan especial, que con vuestra presencia, me motivan a redoblar esfuerzos para comandar esta digna institución que sin duda es y será “ LA FUERZA DE TODOS.”

El Comandante en Jefe del Ejército,
General de Ejército
CLAUDIO G. FEOLA