SALUDO CON MOTIVO DEL DÍA DEL ARMA DE ARTILLERÍA

Saludo con motivo del día del Arma de Artillería
Montevideo, 04 de diciembre de 2017

Para su cumplimiento y demás efectos, se hace saber al Ejército:

SALUDO DEL SEÑOR COMANDANTE EN JEFE DEL EJÉRCITO CON MOTIVO DEL “DÍA DEL ARMA DE ARTILLERÍA”

El 4 de diciembre de cada año, coincidiendo con la festividad de Santa Bárbara, los artilleros celebran su día. Lo hacen en homenaje a aquella mártir cristiana del Siglo III, que según cuenta la leyenda, al momento de ser ejecutada, un rayo mata a su verdugo. Desde entonces se convirtió en la patrona de quienes manejan explosivos, los artilleros en primer lugar, que con sus fuegos asumen un rol fundamental en la batalla.

Es esta una fecha que nace a partir del supremo sacrificio por una fe, por una idea, por una causa superior. Es esta una fecha con un alto contenido espiritual, que ha marcado a lo largo de los siglos a los artilleros de todo el mundo, llevándolos a historias de gloria y sacrificios que le han dado un perfil propio y justos motivos de orgullo.

En Las Piedras, bajo el mando del Teniente Walcalde, los artilleros orientales debieron enfrentar con escasos medios a una fuerza superior en su capacidad de fuegos…y desde entonces, superando los obstáculos casi insalvables que significaban la escasez de recursos y la inexistencia de caminos de su época, la artillería estuvo presente en los ejércitos artiguistas, dando ejemplos de valor y espíritu de sacrificio, que se repiten hasta nuestros días…

El paso del tiempo, con la consiguiente renovación tecnológica, cada vez más acelerada, ha constituido un gran desafío para los artilleros de toda nuestra historia. La falta de recursos ha sido siempre la constante, como también lo ha sido el espíritu inquebrantable de nuestros hombres que aún en duras circunstancias, se preparan para apoyar con sus fuegos precisos a la maniobra general, se entrenan en las técnicas del tiro y con iniciativa desarrollan sistemas de simulación que permiten el entrenamiento sin recurrir a costos siempre difíciles de enfrentar.

El fuego preciso que el Ejército necesita y que sus artilleros aportan, no es solo el que sale de la boca del cañón. Es también el que brota de sus almas de soldados conscientes de la guerra que están librando. Es el fuego que se alimenta en la adversidad, que responde haciendo honor a quienes nos precedieron y, con su sangre nos dieron la Patria. Es el fuego que surge como respuesta a la injusticia, la incomprensión y la deslealtad de tantos.

Con la certeza de que nuestros artilleros no dejarán jamás apagar ese fuego, porque así lo indica su característica de soldados comprometidos con los más altos ideales, su apego a los reglamentos que nos rigen y, por sobre todas las cosas, su indoblegable espíritu militar y de cuerpo, saludo a todos los integrantes del Arma, de ayer y de hoy, exhortándolos a continuar siendo soporte fundamental en la marcha de un Ejército que se sabe indispensable en el devenir histórico de un país que hoy más que nunca necesita de su aporte.

El Comandante en Jefe del Ejército
General de Ejército                        
GUIDO MANINI RÍOS